jueves, 22 de febrero de 2007

Alianza México-EUA-Canadá podría afectar soberanía

México, DF. martes 20 de febrero de 2007

Hace dos años se anunció la Alianza para la Seguridad y la Prosperidad de América del Norte (ASPAN), pero sus acciones generan más preguntas que respuestas. Las decisiones las toman funcionarios de los tres países, sin consultar a legisladores, ciudadanos, o a las leyes.Menos problemas de inseguridad y desarrollo económico para los socios del Tratado de Libre Comercio fueron, como se explicó en su momento, los objetivos de la Alianza para la Seguridad y la Prosperidad de América del Norte.Pero a casi dos años de ser anunciada en Waco, Texas, por los entonces mandatarios de México, Estados Unidos y Canadá, las acciones de esta alianza generan más preguntas que respuestas.Alejandro Villamar, representante de la Red de Acción Frente al Libre Comercio, explicó: "Informalmente es un acuerdo entre representantes de los poderes ejecutivos de los tres países, pero detrás de este acuerdo, en el fondo, hay una serie de acciones y de agenda que trasciende el acuerdo verbal y afecta los marcos constitucionales de los tres países".Algunos ejemplos de lo que ya se está haciendo y tal vez usted no sabía tiene que ver con esta alianza son los operativos de seguridad en aeropuertos, los nuevos pasaportes con más medidas de seguridad o los simulacros de actos de bioterrorismo, que recuerdan los simulacros de bombardeos aéreos en la Ciudad de México durante la Segunda Guerra Mundial, en un país que no tiene enemigos.Al respecto, Alejandro Villamar precisó que "si tuvieran razón aquéllos que promueven y quieren crear una Unión Norteamericana, que incluso lleve a adoptar una moneda común, que ya incluso le pusieron el nombre de Amero, esto es facultad de los ciudadanos que elegimos nosotros a los políticos; mientras no sea así, los funcionarios no tienen facultades y no están mandatados para destruir las instituciones democráticas del país".Por su parte, el Secretario de la Hacienda Pública del Gobierno Legítimo de México, Mario Di Costanzo consideró que "ceder nuestra autonomía financiera y más allá, nuestra soberanía en materia de política monetaria pues sería prácticamente desastroso. Tendría que existir una autoridad supranacional, un Banco Central supranacional, es decir, el Banco de México no dejaría de existir, pero pasaría a segundo término".Y la alianza va más allá, según documentos de los grupos de trabajo de esta alianza se proponen cosas como la creación de un Parlamento trinacional o la interconexión de la red de distribución eléctrica, entre otras acciones.Mario Di Costanzo añadió que "hemos visto muchísimos intentos de los norteamericanos por tener injerencia directa en nuestro sector energético, esto lo han hecho a través de algunos convenios o, yo te diría, instalaciones de interconexión que ya se tienen en algunas plantas de generación en la frontera norte, porque ellos quedaron muy preocupados a raíz de los apagones que tuvieron, creo que en 2003, en toda la parte norte de los Estados Unidos".El diseño de esta alianza permite que las decisiones se tomen entre funcionarios e instituciones de los tres países, sin que tengan que consultar a los congresos, a los ciudadanos, o modificar leyes.Y si usted pregunta directamente a los gobiernos cuáles son las medidas concretas acordadas para el futuro en esta alianza, esta es la respuesta: "Viene en muchas formas, obviamente, los temas de seguridad nos inquietan y nos preocupan a ambos países, hay aspectos específicos, yo no quiero entrar en detalle en este momento", comentó el canciller canadiense, Peter Mackay.

No hay comentarios.: