lunes, 4 de agosto de 2008

Usar recursos públicos para promover el catolicismo, sello del gobierno emilista

En 16 meses ha gastado al menos 3.5 mdp en libros y obras públicas con tintes católicos

En los dos libros que más ha invertido se hace apología del conservadurismo en el tema de la sexualidad

JUAN CARLOS G. PARTIDA

Portada del libro sobre sexualidad para maestros de secundaria
Portada del libro sobre sexualidad para maestros de secundaria Foto: ARTURO CAMPOS CEDILLO

El uso de recursos públicos en provecho de la promoción del catolicismo en Jalisco es una práctica que no cesa y que se rebosa por muy diversos frentes. De la macrolimosna regresada por la Arquidiócesis de Guadalajara a los regalos hechos a nombre del pueblo jalisciense al Vaticano, hay una serie de gastos que también se han llevado dinero del erario sin mayor publicidad, pero que han sido igualmente voraces. Es el sello impreso en los 16 meses del gobierno de Emilio González Márquez, ese mismo que le costó lo que hasta ahora ha sido su más fuerte crisis de imagen, luego de la mentada de madre que recetó a quienes criticaron su suelto bolsillo con dinero ajeno para favorecer la religión de la que, gusta presumir, es ferviente devoto.

Durante meses, La Jornada Jalisco ha rastreado a través de los herméticos canales de transparencia, incluido un recurso de revisión que progresó ante el Instituto de Transparencia e Información (ITEI) debido a la negativa de la Secretaría de Finanzas por entregar los documentos solicitados, datos oficiales que dieran fe de cómo el gobierno panista estatal ha usado el presupuesto para promocionar el reino de Dios en la Tierra, uno de los mandamientos de quienes militan en El Yunque, la organización de ultraderecha a la que se liga a González Márquez y buena parte de su gabinete.

En el transcurso de ese tiempo fueron apareciendo poco a poco pistas, detalles, que permiten ahora al menos ampliar y diversificar lo que se conocía de estas erogaciones, que en lo encontrado para este trabajo suma al menos 3 millones y medio de pesos. Por ejemplo, es un hecho que los dos libros en los que más ha gastado la Secretaría de Educación Jalisco son el polémico Sexualidad y salud humana, para capacitar a maestros de secundaria con una visión conservadora sobre ambos temas, y el Calendario Viviendo Nuestros Valores, también para secundaria, donde se hace apología de la familia monogámica cercana a la fe católica. De ambos, el costo de edición e impresión suma más de un millón de pesos. También hasta ahora se cuentan al menos diez publicaciones de la Secretaría de Cultura y de la de Educación con autor o contenido claramente católico.

En el municipio de Yahualica, la Secretaría de Desarrollo Urbano terminó una carretera de 11 mil 676 metros cuadrados hasta Ocotes de Moya, donde se gastaron casi 2 millones de pesos, para dar acceso a los peregrinos que acuden a adorar al Señor del Encino; todo para llegar a una capilla aislada en una pequeña ranchería que no pasa de 20 casas. A principios de año, durante el aniversario del cardenal Juan Sandoval Iñiguez, también se emplearon recursos públicos para trasladar la Orquesta Filarmónica de Jalisco a tocar en la fiesta del purpurado. Son apenas ejemplos.

Carretera y viva Juan

De la cabecera municipal de Yahualica a Ocotes de Moya, terminó de construirse hace unos meses con recursos del programa Fondo de Regionalización (Fondereg) una carpeta de asfalto de cinco centímetros de espesor y riego de sello, con 2 mil vialetas y el balizamiento correspondiente.

En ese lugar ofició, por vez primera en su tierra natal, el entonces cura Juan Sandoval Iñiguez y la capilla de Ocotes, una ranchería cercana a Yahualica; es la construcción más alta que se aprecia en el desértico y semiabandonado paraje. La antigua capilla fue también remodelada y ricamente adornada, luego de la intervención del propio Sandoval ya como cardenal, pero aparentemente con fondos privados.

De acuerdo con los datos ofrecidos por la unidad de transparencia de la Secretaría de Desarrollo Urbano (Sedeur), el costo total fue de un millón 842 mil 406 pesos y la obra se realizó en apenas 15 días –no se detalla con fechas–, luego de que “la petición fue realizada por la sociedad, en concreto por los líderes de los barrios en acuerdo con el propio Ayuntamiento de Yahualica”.

La partida 3601 (gastos de difusión, publicaciones y ediciones de trabajos de gobierno) detalla que la Dirección de Comunicación Social gastó para promocionar el acto “Orquesta Filarmónica en Yahualica”, un total de mil 840 pesos en trípticos, pero no se informa lo que costó hospedar y alimentar a las decenas de músicos que acudieron al acto de festejo por los 50 años de sacerdocio de Sandoval Iñiguez, porque de sueldo seguramente los ejecutantes no recibieron nada y el transporte infame que tienen, un camión sin baño, tampoco gastó más allá del combustible.

Lo que sí se detalla es que para la organización “Filmar lo Inefable” se gastaron 2 mil 564 pesos en plumas el 7 de agosto del año pasado y 4 mil 163 en lonas.

“Filmar lo Inefable” es un centro de producción cinematográfica conformado por el Consejo Pontificio de la Cultura de el Vaticano, el Ente dello Sppettacolo italiano y Signis, de Bélgica. Sus oficinas centrales, bajo la égida de la Arquidiócesis de Guadalajara, están en la calle Miguel de Cervantes Saavedra, en la capital jalisciense.

También aparece un concepto muy raro en la información de la partida señalada: Se menciona como “cheque a Yahualica”, donde no se explica por qué ni para qué se erogó, por un total de 977 pesos.

Por sus obras los conoceréis

La marca católica de los intereses de difusión del gobierno panista de González Márquez se reflejan en buena parte de la producción de libros editados y distribuidos. Obtener el listado oficial con los detalles requeridos, fue una complicación que tardó varios meses, en particular debido a la negativa inicial del gobierno a proporcionar la información bajo el argumento de que era inexistente. La intervención del ITEI mediante un recurso de revisión aceptado (el 203/2008) finalmente obligó a la Secretaría de Finanzas a que entregara la información pública pedida.

En septiembre del año pasado la incorporación de cuatro fondos al Centro Documental de las Artes de Jalisco pareció una buena noticia. Uno de ellos, el de José Luis Amezcua, está claramente ligados a la Iglesia católica.

El fondo de Amezcua, ingeniero cofundador de la Comisión de Arte Sacro de la Arquidiócesis de Guadalajara y autor de innumerables construcciones religiosas, entre ellas restauraciones y remodelaciones en iglesias, capillas, seminarios y curatos de todo el país, lo componen al menos 860 expedientes. Costó no menos de 50 mil pesos, a juzgar por lo gastado en otros trabajos similares de los que se editaron 500 ejemplares. No se pudo precisar el costo porque a pesar de la obligatoriedad del ITEI, la Sefin “olvidó” hacerlo en este caso.

Otro libro, Alfonso de Lara Gallardo: el último artista religioso, se refiere a la obra que realizó el artista sacro, quien legó una veintena de pinturas murales en diversos templos en el estado de Jalisco, entre ellos destacan: Viacrucis, en el templo de Ciudad Granja, Zapopan, (1959); templo El Calvario, en Jardines del Bosque (1968-69 y 1973-75) y 16 óleos que se encuentran en el templo de Nuestra Señora del Sagrario (1970) en Guadalajara. La información de la Sefin tampoco detalló lo gastado en este ejemplar, uno de los favoritos del secretario de Cultura, Alejandro Cravioto Lebrija, quien en septiembre del año pasado pidió 120 ejemplares para regalarlos directamente.

La propia Secretaría de Cultura decidió desde 2005 premiar el proyecto de investigación Antigua Ruta Franciscana de Tlajomulco de Zúñiga, que habla sobre la obra de los frailes católicos dejada en esa región, premio obtenido por el fotógrafo Saúl Núñez Cortés en el Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico, un trabajo en el cual se hace énfasis en tradiciones como el culto a los Reyes Magos en la laguna de Cajititlán. Sin embargo, otro trabajo más nuevo sobre la misma ruta, de Jesús Hernández Padilla, logró una edición de 4 mil ejemplares en abril pasado, a un costo de 133 mil 400 pesos.

En marzo pasado, en Talpa de Allende, el gobernador Emilio González Márquez, un día después de que anunció que entregaría 90 millones de pesos en una macrolimosna para construir el santuario cristero en el cerro del Tesoro, informó que se entregarían 30 millones de pesos para mejorar la infraestructura de la Ruta del Peregrino. Lo que no dijo es si esos 90 millones anunciados para entregarlos en tres años incluyen los 117 mil pesos que se gastaron para editar 4 mil libros informativos sobre la mencionada ruta, que concluye en el templo de la Virgen de Talpa.

El 7 de diciembre pasado fue día de fiesta en la Catedral Metropolitana de Guadalajara, cuando se presentó el libro El magisterio estético, de José Ruiz Medrano, que incluía DVD y por el que el gobierno estatal pagó 177 mil pesos por mil ejemplares.

Además de que José Ruiz Medrano fue canónigo y formador del Seminario Conciliar del Señor San José, entre los coautores del libro están Francisco Belgodere y el presbítero José Rosario Ramírez, ambos con ligas muy fuertes a la Arquidiócesis, y el primero, uno de los autores más solicitados por Emilio González Márquez desde su época de alcalde de Guadalajara, donde Belgodere asesoró para aquel libro editado sobre Ciencias Naturales para tercer año de primaria que levantó ámpula por su contenido altamente católico y panista.

Otra obra escrita por sacerdotes católicos, aunque en este caso se trata de alguien menos ortodoxo, editada en la actual administración, es El libro de Dios, de Alfredo R. Plascencia, quien por cierto, en la cristiada, en 1929, debió huir a El Salvador por la persecución religiosa. La edición hecha en esta administración de ese ejemplar tuvo un costo de 81 mil 115 pesos y constó de mil libros.

La Secretaría de Educación Jalisco también ha continuado esta tendencia de convertir el tesoro estatal en fuente financiadota de obras de tinte conservador y católico. Uno de los libros editados, Sexualidad y salud humana, una guía para maestros de Ciencias Naturales en secundaria, tuvo un tiraje de 140 mil ejemplares a un costo total de 707 mil pesos. También se editó el Calendario Viviendo Nuestros Valores 2007-2008, igual para nivel secundaria, un total de 12 mil ejemplares por la módica cantidad de 326 mil 808 pesos.



Pemex NO se vende, SE DEFIENDE hasta con los dientes.

No hay comentarios.: