miércoles, 15 de abril de 2009

OPINIÓN: BEATRIZ Y SU AMOR AL PUEBLO

LA COLUMNA ROTA/VERÓNICA VILLALVAZO
El pasado 6 de abril el temor del ¿por qué?, nuevamente inundó el corazón de aquellos que siguen en la necesidad de cambiar al mundo, de defender a aquellos que se ama.
El asesinato de Beatriz López Leyva, en San Pedro Jicayán, conmocionó a cada uno de los que la conocieron y a aquellos que no tuvimos esa fortuna de conocerla a fondo.
Una mujer joven, abogada, que supo defender y enfrentarse a quienes en su ambición de poder pisan a todo aquel que no simpatiza con su tiranía. Bety, como la llamaban sus amigos, y quienes fuera de entrevista permitieron dejar fluir el dolor y la impotencia que les dejó su muerte.
Alta, de una mirada profunda, sonriente siempre, comprometida y llena de esperanza por cambiar las injusticias en Oaxaca, fue brutalmente asesinada por alguien que pacientemente esperó el momento para asestar el golpe.

Su muerte nos hizo recordar la muerte de Digna Ochoa por la persona que se trataba. Beatriz, igual que Digna, defendía todo lo que era necesario ampara con amor y pasión.

Sus actos de justicia la confrontaron con los caciques de la región. Entre los años 96- 97, empezó a ser amenazada. El 23 julio de 2006, Beatriz, fue víctima de un atentado a la altura de San Miguel Tlacamama, cuando le balearon su auto.

Desde noviembre pasado, intervino en el conflicto surgido en Jicayán entre Leonardo Silva Palacios, presidente Municipal, de filiación priísta, y la Regidora de Hacienda Clemencia López quien había denunciado malversación de fondos del munícipe, situación que el
gobierno estatal nunca tomó en cuenta.

Beatriz López Leyva se distinguió por su activa participación a favor de los más desprotegidos. Todo aquel que se ha pronunciado en contra de su muerte, menciona que esto es un crimen de Estado, por las múltiples acciones que la abogada realizaba. Imposible es hallar en el camino una cara sonriente, en medio de tantas falsedades; y regularmente, diría mi madre, la gente así termina asesinada, en este país donde, como siempre, si alguien “estorba” hay que matarlo, desaparecerlo, o encerrarlo por años en una cárcel.

Al sacrificarla, los autores pretendiendo con esto silenciarla para siempre, quitar del camino una voz que gritaba, que sabía las bases jurídicas para defender los derechos de los demás y el suyo propio.

Bety tenía un negocio de computadoras desde donde nutria su espacio en Hotmail, compartiendo como ella decía su sueño por crear un país diferente. El día 6, un sujeto, joven, entró al negocio y según testigos estuvo sentado por dos horas, esperando el momento que la dirigente estuviera sola para asesinarla. “Cuando su hija salió por un momento del lugar el desconocido le dio un balazo en la cabeza”.

La muerte de Beatriz hizo vibrar a cada uno de los que defienden a su modo a los sin voz.
Para la posteridad, también dejó el legado de aprendizaje en las palabras que tiene su espacio en el chat, que dan una imagen congruente de las acciones que realizó en vida, con una sonrisa siempre en los labios, con la convicción que se llevó a la tumba, dejando en nosotras una enorme enseñanza de vida:

“Hola comparto con ustedes la experiencia de vivir la ideología de
izquierda y soñar que algún día las cosas cambiaran en nuestro hermoso
país”. BEATRIZ LÓPEZ LEYVA.
fridaguerrera@gmail.com




YO TE NOMBRO LIBERTAD, CREANDO CONCIENCIA
solo tengo mis ojos y mi mente como herramienta para trabajar.

VERÓNICA VILLALVAZO(FRIDAGUERRERA)



El que busca la verdad corre el riesgo de encontrarla.

Manuel Vicent (1936-?) Escritor español.

No hay comentarios.: