domingo, 26 de septiembre de 2010

Exitoso el XII Congreso Nacional del PRT



Convocado formalmente por el Comité Central del PRT, su realización fue una iniciativa planteada desde el Congreso Extraordinario del PRT celebrado un año antes, en julio del 2009. El Congreso de julio del año pasado se realizó bajo la tesis de que se ha abierto una “nueva oportunidad en la construcción de un partido revolucionario” para lo que el PRT tomó medidas para reorganizarse y propagandizar la idea de que otra izquierda es necesaria: la izquierda socialista y revolucionaria. El XII Congreso, ahora en agosto del 2010, tendría que hace un balance para confirmar la hipótesis de que en medio de la crisis actual se han abierto esas posibilidades para la izquierda revolucionaria.


De inmediato, al registro de los asistentes al Congreso se confirmó una buena señal al hacerse presentes camaradas de 17 estados de la República. De un buen número de ciudades y estados diferentes, camaradas enviaron saludos y justificaciones por no poder asistir, básicamente debido a dificultades económicas para sufragar el viaje a la Ciudad de México pues nuevamente el Congreso se realizó con el autofinanciamiento de militantes y simpatizantes.


El viernes 6 de agosto se inauguró formalmente el XII Congreso en un acto público en el patio central del Club de Periodistas, en el centro histórico de la Ciudad de México, y los trabajos y debates del Congreso en pleno en las instalaciones del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) que solidariamente nos prestó durante todo el fin de semana.


La inauguración formal del Congreso estuvo a cargo de la compañera Rosario Ibarra quien hizo un sentido reconocimiento a la consecuencia y trayectoria del PRT e hizo un llamado al partido a prepararse a las nuevas jornadas de lucha que nos esperan en la confrontación del 2012. En la inauguración, el Congreso recibió también varios fraternales saludos, entre ellos el de un combativo grupo de camaradas del SME presentes quienes por la voz de Mauricio Gómez, reconocieron el apoyo del PRT a su lucha. También enviaron saludos Mario Saucedo de los Cívicos, Georgina Martínez leyó el saludo del MUS (Movimiento de Unidad Socialista), Aurora Acosta de la Liga Socialista Revolucionaria y la compañera Obdulia George reafirmó con su participación los lazos fraternales entre la organizacion popular de la que es dirigente en Tlalpan, es decir Tlacaélel y el PRT. En náhuatl dio su saludo también Alejandra Domingo Portillo, originaria de Cuentepec, Morelos, de la nueva generación militante e hija de antiguos camaradas de aquel estado.





Muy importante y emotiva fue la participación de la camarada Sara López que tenía al llegar al Congreso solamente unas semanas de haber salido de la cárcel en Campeche por encabezar el Movimiento de Resistencia contra las altas tarifas de la luz en aquella entidad. Además del gusto y los aplausos de los camaradas al recibir a Sara en el Congreso, su participación se enmarcó también en la participación de Sisí y Sergio Tamayo que además de entonar “La Internacional” junto con el Congreso, habrían de dedicarle una magnífica interpretación de “Yo te nombro libertad”. Sara, Joaquín Aguilar, Guadalupe Borja, Elmer Castellanos y Guadalupe Liscano son los compañeros que fueron encarcelados en julio del año pasado por su participación en el Movimiento de Resistencia contra las tarifas de la luz. El Congreso Extraordinario de julio del 2009, al que ya no pudieron asistir, en una de sus resoluciones principales adoptó la campaña por su libertad. Un año después, en el Congreso de agosto, con gran satisfacción, pudimos constatar que Sara y los demás compañeros de Campeche, finalmente están en libertad (aunque sea bajo fianza al reclasificarles los delitos que les imputan). Sara López hizo un reconocimiento a todos los que lucharon por su libertad e hizo mención especial de la actuación del camarada Ramiro Barajas, ahí presente, abogado del equipo de la Senadora Rosario Ibarra. En el balance general de la lucha contra la represión, se destacó que en el lapso del año transcurrido entre un Congreso y otro, el movimiento logró la libertad también de Nacho del Valle y los otros presos de Atenco, las indígenas de Querétaro, los hermanos Cerezo, Gloria Arenas y Jacobo Silva. Al hacer su intervención ante el Congreso, Jorge Morett, el padre de Lucía Morett, habría de recordar que el caso de ella aún está pendiente, amenazada por la persecusión de Interpol.


Otro importante mensaje fue el pronunciado por el compañero Jesús Ramírez Cuevas, director del periódico Regeneración e integrante del Gobierno Legítimo de AMLO. Ramírez Cuevas destacó la importancia de que en el amplio Movimiento que encabeza López Obrador participe también y haga su contribución una corriente socialista como la que representa el PRT en vista de su trayectoria y definiciones.


Desde la inauguración, Edgard Sánchez, a nombre del Comité Político saliente, explicó el contexto, las razones y metas que se proponía este Congreso, como continuación del Extraordinario del año pasado. Ya en los trabajos propiamente del Congreso, precisamente se destacó el que muchos de los elementos de análisis reconocidos un año antes seguían siendo válidos. El Congreso, sin embargo, incorporó en el análisis mucho del contexto de desastre ecológico al que ha llevado la sed de ganancias del capitalismo y obviamente resolvió apoyar la contra cumbre sobre cambio climático que tendrá lugar en Cancún a fin de año. Además del folleto ya publicado sobre ecosocialismo se anunció uno nuevo en la perspectiva de Cancún.


El análisis de la situación nacional también se ocupó de desmentir y desnudar las mentirosas y optimistas versiones gubernamentales sobre la recuperación económica, que buscan encubrir la profundización de la ofensiva privatizadora, excluyente y concentradora de la riqueza en una pequeña oligarquía mafiosa para lo cual el gobierno espurio continúa también la ofensiva contra los derechos y conquistas de los trabajadores. Además del apoyo a las ejemplares luchas del SME y de Mineros, el Congreso destacó la necesidad de seguir impulsando una política de frente único para oponerse también a la pretendida reforma laboral panista.


Otro importante eje de acción definido por el Congreso se ubica en la construcción de un amplio y fuerte movimiento, especialmente en el movimiento de mujeres y feminista, para enfrentar la ofensiva ideológica y política de la derecha. Frenar la ofensiva orquestada por la Iglesia católica y los partidos de derecha que están penalizando el aborto en los diversos estados de la República para cercar los derechos conquistados en la Ciudad de México, en relación al aborto, los matrimonios de las personas del mismo sexo y su derecho a adoptar hijos. Es una ofensiva ideológica que trata de imponer sus particulares y reaccionarias concepciones sobre la vida, como verdades oficiales atacando las bases de un Estado laico. La importancia de lograr una amplia unidad en la defensa de los derechos de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, se ha mostrado en la reciente liberación de las mujeres que estaban presas en Guanajuato por haber abortado, acusadas de ¡homicidio! Al mismo tiempo que hay que impulsar la unidad del movimiento amplio de mujeres en esta lucha, el Congreso recogió también la experiencia del encuentro nacional de mujeres del PRT, previamente realizado, que fortalece la necesidad de la alternativa del feminismo socialista ante el proceso de institucionalización de sectores del feminismo.


En este terreno político y organizativo es que se desarrolló la más amplia discusión en el XII Congreso.
Las nuevas oportunidades en la construcción de un partido revolucionario reconocidas por el PRT señalan caminos paralelos en donde desarrollar esta perspectiva. En primer lugar con el protagonismo y presencia inédita, después de décadas, del movimiento obrero y sindical que abren un cauce para una expresión política propia de la clase trabajadora. La respuesta gubernamental y de la oligarquía a las luchas obreras, como las del SME y Mineros, de una intolerancia y cerrazón desproporcionadas parecen negarles caminos legales y laborales a los trabajadores y sus luchas. La experiencia de lucha acumulada por los trabajadores en estos años del gobierno espurio van mostrando la necesidad de transitar ahora por caminos abiertamente políticos para responder a la ofensiva derechista que niega los derechos en el terreno jurídico, como muestran las resoluciones de la SCJ, o en el terreno laboral. Cada vez es más claro en los pronunciamientos de las direcciones sindicales la necesidad de dar una respuesta en el terreno político. El Congreso del PRT destacó especialmente esta evolución y experiencia acumulada para apoyar y comprometerse en una iniciativa que apunte hacia la organización de un movimiento político de los trabajadores. La realización de un esfuerzo de esta naturaleza, convocado desde las direcciones sindicales que han logrado esta autoridad política ante el movimiento no solamente sindical, sería un cambio cualitativo de la situación y un paso decisivo en la lucha por la independencia política del proletariado, una perspectiva histórica del programa del socialismo revolucionario.





El otro camino simultáneo se encuentra en el movimiento de masas que bajo la dirección de AMLO se prepara para una nueva y decisiva confrontación política por los derechos civiles y la necesidad de un cambio de rumbo en el país en el 2012. Para el Congreso del PRT no se trata simplemente de una campaña electoral, sino de una confrontación política con el poder de una oligarquía que por medios mafiosos y criminales ha hecho una escandalosa, ofensiva e inmoral concentración de riqueza, al tiempo que hunde a la mayoría en la miseria, en la economía informal o empujando a grandes sectores de la población y la juventud a la emigración o al narcotráfico. Esa oligarquía, que AMLO llama la Mafia, utiliza indistintamente a los partidos de la derecha , el PRI y el PAN, y ahora con las alianzas del PRD al PAN, para mantener sus privilegios y arrebatar derechos sociales y conquistas, al tiempo que militariza al país, bajo el pretexto de la “guerra al narcotráfico” usada originalmente como medio para legitimarse después de su imposición fraudulenta en 2006 y que ahora ha abierto un peligroso camino de descomposición social e institucional. En ese contexto, el movimiento dirigido por AMLO parece estar conformando un nuevo bloque histórico que se confrontará con la oligarquía actualmente en el poder. En ese amplio movimiento o bloque ocurren al mismo tiempo deslindes y reacomodos producto de la polarización política y social en curso. Ejemplo de ello es la ruptura y alejamiento de la dirección del PRD con respecto al movimiento dirigido por AMLO. En esta dinámica de confrontación política hacia el 2012 es que es necesario fortalecer también una referencia política propia del socialismo revolucionario en el seno de ese movimiento para lo cual, al mismo tiempo, es necesario preservar la autonomía, independencia e identidad de esa opción representada por el PRT.


En esa lógica de fortalecer esta referencia política en el marco de la crisis actual es que el XII Congreso ratificó un llamado a las organizaciones, corrientes y activistas que simpatizan con la IV Internacional a ocupar ya su lugar en las filas de la sección mexicana de la Internacional, en consonancia con la resolución del XVI Congreso Mundial de la IV Internacional, realizado en febrero pasado, que al mismo tiempo que reconoció al PRT como su sección mexicana hizo un llamado a la unidad orgánica de todos los que se identifican con la Internacional.


Como sección mexicana de la Internacional, el XII Congreso del PRT ratificó su compromiso para ayudar a la construcción de la misma especialmente en América Latina y al mismo tiempo participar en el debate abierto con la iniciativa de Hugo Chávez para crear una V Internacional,. En ese debate, la IV y el PRT pueden contribuir para precisar si la iniciativa proveniente de Venezuela se entiende como un necesario frente antimperialista para oponerse a los designios e ingerencia del imperialismo yanqui en nuestro continente o si realmente se trata de una nueva organización revolucionaria mundial aportar nuestra experiencia para insistir en la necesidad de una organización independiente, autónoma, de cualquier gobierno y Estado, incluso revolucionario, y la necesidad de un programa claramente antimperialista y socialista. Nuestra participación en este debate no es contradictoria con la necesidad de impulsar y fortalecer a la IV internacional y sus secciones, por ser actualmente la única referencia mundial que propone este programa anticapitalista, socialista y revolucionario pero también ecosocialista y feminista.


Con estas conclusiones es que el XII Congreso insistió en la urgencia de superar el talón de Aquiles del PRT ubicado en la desorganización de una corriente que logró mantenerse como esta referencia política e ideológica durante los pasados años de gran confusión política e ideológica en que otros partidos y organizaciones de la izquierda socialista francamente desaparecieron y nuevas generaciones entraron a la lucha como huérfanas de un paradigma libertario, pero reconociendo que al mismo tiempo que el PRT logró mantener una continuidad organizativa y política pagó un precio alto en desorganización práctica. El lapso entre un congreso y otro del PRT mostró que hay las condiciones para esta reorganización y reposicionamiento del partido en el contexto antes descrito, pero todavía nos falta mucho por avanzar y que urge hacerlo a la brevedad. Para realizar estas tareas, el Congreso eligió también un nuevo Comité Central. Habiendo elegido en julio del año pasado, un nuevo Comité Central, el proceso de renovación de la dirección del PRT es muy grande en el lapso de un año. La absoluta mayoría de sus integrantes son nuevos en este órgano de dirección, muchos de ellos jóvenes y casi la mitad mujeres. De todos modos,la elección del Congreso aseguró también la continuidad y experiencia de antiguos dirigentes del partido en el nuevo CC.


Aunque se publicaron folletos varios, el periódico y la revista del partido la tarea inmediata es lograr su regularización. Para estas tareas y más de tipo organizativo, el Congreso comprobó, con su realización misma, que es posible resolver estas tareas con el autofinanciamiento que representan cuotas extraordinarias de militantes y simpatizantes.


Para dar el salto en la reorganización se requiere ahora urgentemente regularizar y generalizar el sistema de cuotas militantes, voluntarias y acordes a las posibilidades de cada quien, pero ya no solamente para objetivos extraordinarios sino en forma permanente y regular. Para lograrlo, indudablemente no basta con que amigos y simpatizantes, depositen en la cuenta bancaria del PRT sus cuotas sino fortalecer un proceso de organización partidaria que agrupe y coordine todos los esfuerzos militantes. Para continuar el proceso de conformación de células, comités de base y comités estatales el Comité Central organizará una gira de dirigentes del partido por todo el país para apoyar este proceso de organización. Con ese objetivo y en medio de la crisis en que muchos activistas y militantes antes identificados con las organizaciones de la izquierda institucionalizada empiezan a buscar explicaciones y alternativas en la izquierda socialista, iniciaremos también una campaña de afiliaciones y credencialización al PRT. No se trata de una campaña de afiliación con objetivos institucionales, tipo las que se usan para el registro legal electoral de un partido o con mecanismos corporativos para labores de gestión y gestoría social. Es una campaña política de definición político y militante, no para obtener copias de credenciales de elector, sino la firma y nombre de camaradas que reafirman su disposición y compromiso para militar desde un organismo de base del PRT y a colaborar con su desarrollo y sostenimiento. Que lo hacen convencidos no solamente de los principios programa del PRT, mismos que el Congreso acordó ofrecerlos a consulta y conocimiento públicos para abrirlos a discusión, sino convencidos de la trayectoria y lo que representa hoy en día el PRT, la sección mexicana de la IV Internacional y que lo expresan firmando su hoja de afiliación y comprometiéndose a militar desde sus filas.


Es finalmente la invitación que hace el XII Congreso Nacional Ordinario del PRT: a construir juntos un partido revolucionario y socialista, ecosocialista y feminista, internacionalista y defensor de la diversidad sexual y los derechos de los pueblos indios, comprometido con las libertades democráticas para todos y todas.
--------------------------------
En las fotos, cuya autoría corresponde a Alejandra Thomé, se aprecian, además de varios aspectos de la asamblea inaugural del Congreso y el presidium integrado por el CP del PRT, la participación en la tribuna de Sara López de Campeche y de Jesús Ramírez, de Regeneración, así como el momento en que Rosario Ibarra declara inaugurado el Congreso.









Este 18 de septiembre se cumplieron 34 años de la fundación del PRT

El cumpleaños ocurre en medio de importantes avances en los ultimos tiempos en la construcción del PRT, especialmente relevantes desde el Congreso Extraordinario celebrado en julio del 2009 bajo la divisa de que "otra izquierda es necesaria: la izquierda socialista" y la tesis de que en medio de la crisis se ha abierto una nueva oportunidad en la construcción de un partido revolucionario que se ha comprobado hace unas semanas al realizarse el XII Congreso Nacional Ordinario del PRT, el 6, 7 y 8 de agosto pasados. Las resoluciones y planes aprobados por este Congreso, reafirmando la necesidad y posibillidades de un partido socialista y revolucionario, feminista y ecosocialista e internacionalista, empezarán a verse en las próximas semanas y meses, de manera que podamos hacer un balance en septiembre del 2011que represente una digna celebración al cumplirse los 35 años de la fundación del PRT .

Mientras tanto, para conmemorar este aniversario reproducimos aquí lo publicado en el número 26 del periódico Bandera Socialista, órgano del PRT, con motivo de los 30 años de fundación, ocurridos en septiembre del 2006. Es una entrevista hecha a Edgard Sánchez, integrante de la dirección y fundador del PRT, que conserva aspectos vigentes como el balance e interesantes reflexiones.
--------------------------------------

30 AÑOS DEL PRT
"Construyendo futuro"
"¿Nuevo PRT? o continuidad de un proyecto en las nuevas condiciones?"
Entrevista a Edgard Sánchez, dirigente y fundador del PRT.
Por Juan Miguel Méndez.

El 18 de septiembre de 2006 el PRT cumplió 30 años desde su fundación. El PRT los celebró en medio de una jornada de lucha. El 15 de septiembre en la mañana se realizó una Conferencia Nacional extraordinaria del PRT en el auditorio del Sindicato de Tranviarios en la Ciudad de México, misma que inauguró la compañera Rosario Ibarra. En la noche fue la ceremonia del Grito en medio de la disputa contra el fraude electoral en que Vicente Fox "abandonó la plaza" y se fue a dar el Grito a Dolores Hidalgo, mientras que en el Zócalo de la Ciudad de México lo daba Alejandro Encinas, acompañado de Rosario Ibarra. El 16 se constituyó la Convención Nacional Democrática (CND), donde participamos con cientos de miles de personas más. El domingo 17 se realizó en la sede del PRT un acto conmemorativo por el aniversario del PRT, con la inauguración de una exposición fotográfica sobre la historia del PRT, un convivio y brindis y la intervención de muchos compañeros y compañeras, viejos y nuevos, presentando sus opiniones, balances, testimonios sobre el PRT, su historia y perspectivas. En el acto, conducido por Columba Zavala e Hilda Valencia, las compañeras plantearon que la conmemoración por el aniversario no concluía con ese acto, sino que se planteaba seguirlo durante todo el año con nuevas actividades y eventualmente la publicación de testimonios y balances como los presentados verbalmente esa ocasión o la historia que desde tiempo atrás se está preparando. De esa manera en las siguientes semanas, por ejemplo, la exposición fotográfica se montó también en Cuautla y en Cuernavaca, Morelos.

En ese contexto, publicamos a continuación la entrevista que Juan Miguel Méndez le ha hecho para Bandera Socialista a Edgard Sánchez, uno de los dirigentes y fundadores del PRT.

Juan Miguel (JM): Se cumplen 30 años de la fundación del PRT, pero además del hecho mismo que representa la celebración por tanto años, ¿qué significado político tiene esta conmemoración?

Edgard Sánchez (ES): No hay que subestimar el aspecto mismo de los 30 años, sobre lo que me quiero referir luego, pero abordo primero tu pregunta. Lo interesante de la conmemoración de 30 años del PRT es que ocurre en un momento en que hay una recuperación de la lucha de masas, aunque sea por la vía del crecimiento de la resistencia al neoliberalismo y al autoritarismo de la derecha, que en medio de la polarización social y política que estamos viviendo, está permitiendo también una recuperación, un reposicionamiento si quieres, de la izquierda socialista. Es la posibilidad de reubicar a la izquierda socialista como una necesaria referencia política en este país ante el auge de nuevas luchas. Es un fenómeno general, es decir internacional, como recoge Daniel Bensaid en su artículo "El retorno de la cuestión político-estratégica" superando la ilusión de una "autosuficiencia de los movimientos sociales y el rechazo de la cuestión política" que se hizo hegemónica en el movimiento en los años 90s. En México empezamos a ver este cambio, en medio del crecimiento de la resistencia, de diversas maneras. "La otra campaña" tuvo la virtud de replantear nuevamente como referencia política en el país una posición clasista y la existencia de una izquierda anticapitalista, más allá de la referencia mediática a "la izquierda" (como si hubiera una sola) representada exclusivamente por la izquierda institucionalizada, es decir, sobre todo el PRD. La experiencia de autoorganización popular y de embrionarias experiencias de poder popular alternativos al institucional como lo mostró la APPO, así como la legitimidad que alcanza un planteamiento como el de AMLO, después del fraude electoral, de mandar "al diablo" a las instituciones vigentes y la necesidad de crear nuevas y alternativas instituciones (independientemente de la evolución posterior del movimiento de la CND y aunque sea discutible si ha habido o no una continuidad del planteamiento y la perspectiva). Todo ello y al mismo tiempo la crisis del principal proyecto de la izquierda institucionalizada, el PRD, crisis del proyecto político, detonado por los videoescándalos, a pesar del éxito electoral de su candidato presidencial, permite que poco a poco una nueva generación política voltee los ojos hacia la izquierda socialista en busca de una perspectiva alternativa. O por lo menos que se cuestione ya la existencia de una sola perspectiva en la izquierda. Es en ese contexto que los 30 años del PRT ocurren en un momento en que se abren posibilidades para una recuperación de la izquierda socialista, después de los terribles años originados en los 90s de predominio del pensamiento neoliberal, incluso en sectores identificados con la izquierda, de crisis de paradigmas después de la caída del Muro de Berlín, asumiendo la versión neoliberal de que era el fin y el fracaso del socialismo y la proliferación de esa visión, que menciona Bensaid, que rechaza la política, la necesidad del partido, la lucha por el poder para la transformación del mundo, la autosuficiencia del movimiento social, donde una nueva generación se identifica como "luchador social" y no como "militante político" o como rebelde y no como revolucionario. Ese ciclo no se ha cerrado completamente, pero hacia allá vamos. En esa dinámica es que nuevamente hay un fortalecimiento de la izquierda socialista, entre ella el caso del PRT. Por eso conmemoramos los 30 años del PRT con el gusto de reencontrarnos a antiguos camaradas, pero también encontrándonos con una nueva generación de militantes, un reto que no logran fácilmente superar tanto la izquierda institucionalizada como otros sectores de la izquierda socialista: entusiasmar y ganar jóvenes a su proyecto, a su organización. Finalmente estamos viviendo en el PRT un reencuentro entre dos generaciones militantes: la de la juventud actual, producto de las luchas recientes y sobre todo con militantes de las primeras olas de construcción del PRT. Hay una generación intermedia, la del periodo de la legalidad, donde la dinámica es más complicada y lenta.

JM: Ésa es la noción que te criticaron en la Conferencia Nacional del PRT en septiembre, creo Javier Contreras o Agustín Ramos, cuando dabas la bienvenida a los que se habían ido de "año sabático"...

ES: Se interpretó como si hubiera dicho que había camaradas que regresaban al partido y que se habían ido de la lucha. No es eso lo que quise decir. Generalmente los camaradas que están regresando no es que hayan dejado de participar estos años. Han estado en diversas luchas y movimientos sociales, para no hablar de que efectivamente, más allá de su participación activa o no, no han cambiado lo esencial de sus posiciones políticas; posiciones clasistas, democráticas, feministas, internacionalistas, revolucionarias, según los movimientos en los que se desenvuelven o las posiciones que defienden en la circunstancia actual o en los años anteriores. En general, lo que es común en muchos casos, es que tienen como referencia o señal de identidad, incluso a los ojos de otras personas, ser socialistas o más concretamente ser trotskistas, o genéricamente ser "del PRT". Entonces cuando les doy la bienvenida, urgiéndolos a que tomen su lugar después del "año sabático" que se tomaron no me refiero a que hayan dejado de participar o tener posiciones comprometidas, sino en cuanto a contar otra vez con ellos y ellas en la construcción del PRT, en organizar desde el PRT su participación en la lucha. Ahí es donde ahora necesitamos el apoyo y colaboración de camaradas que tiene experiencia y con los cuales el PRT ha hecho y tiene una inversión política. Obviamente hay muchos y muchas camaradas que aunque no organizados militantemente siguen teniendo una participación activa en la vida política y social del país desde posiciones de izquierda que tienen su origen en el "perretismo", en el trotskismo. Estamos orgullosos de eso y es la demostración de que se trata de una corriente política e ideológica con raíces en la vida y la historia del país. Necesitamos ahora, también su experiencia y formación políticas, para la reorganización partidaria que vivimos colaborando con una nueva generación que tiene mucho empuje, energía y determinación de lucha, orgullosa también de su identidad política.

JM: ¿Es por eso que algunos de ellos hablan del nuevo PRT o del PRT actual haciendo referencia siempre al "viejo PRT", o "cuando el PRT" como si éste no fuera también el PRT?

ES: Tienes razón. Hay quienes tienen una visión mítica, nostálgica, del PRT como una "época de oro" como la visión de que todo tiempo pasado fue mejor. Generalmente esta visión está ligada al periodo de legalidad del partido que implicaba tener más recursos, presencia en medios de comunicación y por tanto una extensión y crecimiento de la organización y su influencia. Esta influencia y desarrollo eran relativos; era otra la circunstancia. El peso de la oposición al régimen del PRI en esa época iba en crecimiento y aunque la influencia de la izquierda era hegemónica en la oposición, a partir del 88 hay un cambio decisivo en la relación de fuerzas. No es ya la izquierda socialista la referencia principal en la oposición al régimen. Pero al mismo tiempo hay un crecimiento espectacular de esa oposición, lo que es muy positivo y donde nuestro 1.7% del "periodo de oro" debe ser ubicado como muy importante, pero limitado y parte de un crecimiento que entró en crisis para el conjunto de la izquierda socialista, no solamente para el PRT, a fines de los 80s con la "caída del Muro de Berlín" y el surgimiento del cardenismo como oposición que asimiló a la mayor parte de la antigua izquierda socialista. Los otros partidos y organizaciones de la izquierda socialista se disolvieron en el PRD; desaparecieron como referencias. El PRT no, pero el PRT no podía llenar en ese momento el espacio propio, conjunto, de toda la izquierda socialista y eso tenía que sacudirlo, presionarlo, someterlo a la crisis del conjunto de la izquierda. Entonces no es que todo tiempo pasado fue mejor; nos construimos, continuamos y luchamos en este marco de crisis, en las nuevas circunstancias, las cuales no pueden escogerse voluntaristamente o imaginarse idealmente.

JM: Está bien, pero lo que te digo es la opinión que nos encontramos también de compañeros que se sorprenden de encontrarnos y hablan de que ellos eran del PRT, del "viejo PRT", como si el PRT se hubiera acabado cuando ellos se fueron y nosotros, especialmente los de la nueva generación, fuéramos otro PRT, una organización diferente. Tienen una actitud de simpatía hacia nosotros pero no pueden admitir que, en todo caso, al irse se equivocaron. Conozco a un ex -PRT que incluso quiso disuadirme, desanimarme de mi militancia en el PRT como para compartir su "independencia" o la espera de la gran refundación de un partido marxista revolucionario pero que no sea ya el PRT.
ES: No hacemos política o construimos el partido exigiendo a todos que se hagan una autocrítica sobre lo que dijeron o pensaron de nosotros, reclamando que reconozcan que se equivocaron antes de avanzar a cualquier acuerdo. Se hace en forma positiva; si las coincidencias son reales sobre esa base avanzamos y no por medio de exigir autocríticas. Por lo menos para actuar políticamente; otra cosa son los balances históricos donde cada quien tiene derecho a hacer el propio. Y ubicados en este terreno es donde digo que en este aniversario del PRT precisamente el reconocimiento principal que hay que hacer es la validez de haber asegurado la continuidad orgánica del PRT pese a todas las dificultades del periodo anterior. Haber asegurado la continuidad orgánica es lo que hoy permite el reencuentro político, el reposicionamiento de una alternativa de la izquierda socialista, incluso el posible reagrupamiento partidario con otras corrientes de la izquierda socialista. En el marco de la crisis de los 90s y frente a todas las modas, frente a las presiones antipolítica, antipartido, el PRT se ha mantenido lo que le convierte en un activo, en un acumulado, en un patrimonio propio de la izquierda socialista que hoy, en las nuevas circunstancias, debería permitirnos avanzar más rápidamente en el reposicionamiento de la izquierda socialista en la vida política del país y ante el crecimiento de la resistencia antineoliberal de las masas poder contribuir a construir una salida anticapitalista. No ponemos como condición para el reencuentro una autocrítica porque, como ya explicamos con lo del "año sabático", no todos los que se fueron de la militancia organizada lo hicieron renunciado a sus ideas, ni abandonando la lucha ni repudiando la perspectiva socialista, sino en un proceso más complicado de crisis y desorganización que de todos modos al PRT también le afectó. El saldo, sin embargo, es claro: el PRT cumple 30 años. Se ha mantenido la continuidad y hoy esto nos ofrece nuevas y optimistas posibilidades. La visión mediática que dice que un partido desaparece cuando pierde su reconocimiento político-electoral no se aplica para el PRT. De 1976 al 2006 hemos pasado más tiempo fuera del reconocimiento legal, del terreno político-electoral, que con registro; es más nacimos sin registro legal. Eso no es lo determinante para un partido como el PRT sino la voluntad política de sus militantes y el compromiso con un programa revolucionario. Obtuvimos el registro condicionado en 1981 para participar en las presidenciales del 82 y tuvimos nuestra última participación electoral bajo nuestro propio nombre en 1991. Es decir solamente 10 años. Porque no somos un partido exclusivamente para las elecciones como lo acreditan las discusiones y resoluciones de once congresos nacionales ordinarios y dos extraordinarios en este periodo.

JM: Precisamente el XI Congreso Nacional del PRT insistió en el proyecto del reagrupamiento socialista...

ES: Efectivamente el XI Congreso, celebrado en diciembre del 2003, resolvió esa orientación, pero es una línea que se viene aplicando, por lo menos, desde 1991 precisamente en la última participación electoral a nombre del PRT en que impulsamos un Frente Electoral Socialista junto con otras corrientes, especialmente provenientes de la tradición del PCM y con las cuales intentaríamos más adelante un Movimiento de Refundación Socialista. En el año 2000 con un primer encuentro de la izquierda anticapitalista que realizaría nuevas reuniones en los años siguientes hasta la constitución de la Alianza Socialista en el 2004 y finalmente el Frente Socialista el 2005. La crisis política de la principal referencia de la izquierda institucionalizada ha abierto nuevas posibilidades, al mismo tiempo que contradicciones, para el reagrupamiento socialista. En ese marco es indudable que la propuesta del EZLN para, por medio de "la otra campaña", organizar una fuerza de la izquierda anticapitalista y un programa nacional de lucha representó un paso muy importante en la dirección de dotar al movimiento de una alternativa frente a la izquierda institucionalizada en un momento de ascenso de las luchas. Por ese motivo es que el PRT se adhirió a "la otra campaña". Pero así como en la búsqueda de un encuentro con sectores que vienen de otras corrientes de la izquierda socialista les decimos que no se trata de un mero reagrupamiento ideológico, la unidad de "los socialistas" o de los trotskistas, sino que tiene que haber acuerdo en la política, también en el marco más general de la izquierda anticapitalista no basta una definición antisistema en abstracto, sino también definiciones políticas para la lucha. Lamentablemente en el curso de "la otra campaña" se mantuvieron y profundizaron diferencias sobre el curso de la lucha, especialmente en e terreno de lo que llamamos la necesidad de construir frente único en esta fase de ascenso de las luchas. Es cierto que "la otra campaña" supone de entrada un deslinde con la izquierda institucionalizada en la visión programática y política de mediano y largo plazo pero requiere de impulsar la unidad en la acción, el frente único, del movimiento de masas en resistencia contra el neoliberalismo y en defensa de derechos democráticos o contra la represión. Eso no significa subordinarse a otras corrientes políticas, especialmente a la izquierda institucionalizada representada por el PRD, como se insiste equivocadamente en criticar, sino en realizar unidad en la acción con quien esté dispuesto a movilizarse manteniendo la propia autonomía política como izquierda anticapitalista. Por supuesto que las otras corrientes intentan imponerse políticamente al encontrarlas en la unidad en la acción, pero no podemos oponer a eso otra visión hegemonista que piensa que solo es posible hacer unidad bajo mis condiciones o mi control y hegemonía. Las diferencias sobre el frente único se expresaron tanto con respecto a la Promotora de Unidad Nacional contra el Neoliberalismo, como con respecto a los Diálogos Nacionales, luego en la necesidad de una política de frente amplio contra la represión en Atenco y por la libertad de los presos políticos y finalmente en la denuncia y lucha contra el fraude electoral del 2006.

JM: Pero en el reagrupamiento socialista algunos insisten como condición de entrada en la disolución o desaparición de la referencia del PRT....

ES: Las condiciones en que llegamos al cumplir 30 años y las posibilidades que tenemos hoy nos muestran que habría sido un error desaparecer la referencia del PRT como condición para el encuentro con pequeños grupos de compañeros que vienen de la misma tradición del PRT, incluso que nos reencontramos precisamente por ser esta referencia. Por supuesto que si logramos generar un encuentro con corrientes de la izquierda que vienen de tradiciones y trayectorias distintas a las del trotskismo o del PRT, necesariamente ese agrupamiento se dotará de nuevas señas de identidad, incluido el nombre de una nueva organización. No tenemos reticencia en llegar a esa situación si tenemos éxito -lo que sería muy importante- en un reencuentro amplio con otras corrientes de la izquierda socialista. Insistimos en que no basta simplemente la referencia ideológica -ser socialistas- sin claridad en qué política. Por eso tampoco aceptamos acuerdos como los que en los últimos años se han hecho comunes de registrar electoralmente un partido federado (entre varias corrientes; una nueva federación de tribus) o un partido paraguas que cubre a varias corrientes que en realidad no tienen acuerdo o coincidencia políticas sino simplemente el interés común de tener acceso a los derechos y prerrogativas electorales a como de lugar. Pero si un acuerdo sustantivo de tipo político se da y no exclusivamente de maniobra electoral entonces estriamos frente a un real encuentro de corrientes con trayectorias e historias distintas que requieren una identidad nueva, también diferente, para expresar esta coincidencia. Pero, por el otro lado, si lo que se trata es de un reencuentro con viejos camaradas lo que está ocurriendo es un reencuentro en el marco partidario del PRT que no puede presentarse como un cambio cualitativo en la situación de la izquierda mexicana, aunque para nosotros sea muy importante contar nuevamente con la experiencia y capacidad de antiguos camaradas a los que les damos la bienvenida y les urgimos que nos ayuden en la construcción partidaria en el movimiento en las nuevas condiciones. Incluso para lograr más rápidamente un reagrupamiento mayor que eventualmente supere a las señas de identidad actual; mientras tanto, como se comprueba con este aniversario, la referencia al PRT es necesaria y útil para avanzar más rápidamente en el reposicionamiento de la izquierda socialista en la situación política del país.

JM: ¿Qué querías decir al principio sobre los 30 años?

ES: Que no hay que subestimar el tiempo transcurrido porque es parte del hecho de que el PRT representa esta referencia histórica en el seno de la izquierda mexicana, que es el reconocimiento de las aportaciones que hemos hecho a la cultura política mexicana y a la conquista de libertades y derechos democráticos, aunque hoy muchos se encuentren bajo ataque por la derecha gubernamental. O todo eso también aumenta nuestra responsabilidad en la situación actual. Ya dije que cuando se disolvieron la mayoría de las organizaciones y partidos de la izquierda socialista, el espacio vacío era más grande que lo que el PRT representaba como para llenarlo solos. También debo decir que es un paquete, una responsabilidad, que nos llega por representar la corriente de izquierda socialista organizada más antigua ahora, o una de las más antiguas, que ha logrado mantener esa continuidad. Piensa en el PCM fundado en noviembre de 1919 que era el partido más antiguo en México y su continuidad en el PSUM y el PMS, hasta disolverse y desaparecer con motivo de la fundación del PRD. O la otra vertiente, paralela al PCM pero oficialista y colaboracionista durante décadas, que representó el lombardismo y su partido el Popular y luego PPS desde la llamada Mesa Redonda de los Marxistas de enero de 1947. O el espartaquismo que daría lugar a la diáspora maoísta desde el fin de la Liga Comunista Espartaco en los años sesenta. La trayectoria histórica del PRT y su continuidad es también motivo de orgullo y de responsabilidad en la situación actual.

--
Hasta la victoria siempre. ¡Patria o muerte! ¡Venceremos!

El que busca la verdad corre el riesgo de encontrarla.Manuel Vicent (1936-?) Escritor español.

No hay comentarios.: