lunes, 17 de diciembre de 2012

El presidente de las mentiras. Por: @Laahimsa

Inaudito, ahora resulta que las mexicanas y los mexicanos debemos creer las mentiras de Enrique Peña Nieto, que incluso después de la fraudulenta elección presidencial del 2 de julio 2012, debemos pensar que este personaje tiene toda la intención de ayudar al pueblo mexicano, y que nos convertiremos por fin en clase mediera, que ahora sí habrá democracia. Patrañas señores, solo espejismos, ¿acaso se puede confiar en un hombre que no tiene escrúpulos para llegar al poder?, que nos mintió en campaña, que en resumen nos sigue dando "atole con el dedo", ¿dónde quedó nuestro zapatismo, villismo, nuestra resistencia?. Seguimos maniatados, porque efectivamente ni usted, ni yo, podemos hacer algo al respecto, EPN se ubicó en la silla presidencial, porque la compró, además de vivir como un divo, no tiene nada que ofrecerle al pueblo mexicano, ni tan siquiera cultura o educación porque ni la posee. Todo lo que está haciendo, desde recibir los guantes de un boxeador ignorante, hasta prometer reformas en la educación que es totalmente pasiva, si es objetivamente analizada. Por demás está los que alguna vez se "ensalsaron" con la amistad de AMLO, para decir ahora de Peña, que está haciendo bien las cosas y que tiene buenas intenciones, aquí aplica el dicho: "De buenas intenciones está infestado el camino al infierno". Pues yo no le creo ni tantito. Y no me espero de él nada. Los cambios que necesita un país como el nuestro tiene que ser más auténtico que el histrionismo de Peña Nieto. Basta ver como lleva su vida opulenta, sus excesos, sus mujeres. Practicando el gobierno rico que se sirve del pueblo pobre para confabular en contra de él, vendrán reformas sí, pero serán para seguir empobreciendo a la gente, que una vez más piensa por momentos que su pesadilla ha terminado y que ya hay un líder que puede afrontar con gallardía un país en decadencia. Nadie, absolutamente nadie, con el curriculum de Peña podría salvar a esta nación, ni mucho menos con la manada que anda y a quien primero tendrá que servir. Veremos como nuestro petróleo terminará siendo privatizado por así convenir a los banqueros y al poder de facto en México. Primero los ricos, y si sobra que las migajas sean para el pueblo, ¿cómo darles educación? si así seguirán de peones, ¿libertad? esa no hay que dárselas, sólo circo, vidas de espectáculo, telenovelas, y una que otra vez unos panes, para que sigan trabajando como burros. ¿Como podríamos pensar siquiera, que este sujeto tenga buenas intenciones?, si no nos fijamos que clase de persona ha sido toda su vida, ese es problema, toda esa información se queda como mito, pero todo está ahí documentado, el que no quiere ver la verdad, es porque no quiere. Se puede esperar moralidad de un sujeto que carece de inteligencia moral, imposible. Ahora hemos llegado a tal degenere que debemos aplaudir a los ladrones y mentirosos, ¿hasta dónde vamos a continuar por el camino sinuoso?. No entiendo, no encuentro un indicio de margen de error, para pronosticar que Peña Nieto vino a usurpar una silla que siempre le quedará grande. Nada justifica que por la ambición de unos cuantos, este país, que podría ser uno de los más industrializados del mundo siga por el despeñadero económico, moral, social, educativo. Sin embargo lo digo desde el inicio de la administración de este "señor" que hay que exigirle, aunque sea sordo, hay que mostrarle aunque sea ciego, y hay que hacerlo hablar aunque sea mudo, que somos mucha pieza para él. Que ya no nos engañan, ni las poses, ni convencen sus actuaciones, que el pueblo seguirá resistiendo, para no tener que ver a ninguno de ellos en el 2018 de vuelta, no se va a extinguir la verdad, no se ocultará el sol con sus cortinas de humo, ese como la verdad, sale más temprano que tarde. Es la única vez que diré algo tan extendido del presidente de las mentiras, porque aunque le llamen señor o presidente, el mío no lo es. Y todos aquellos que confabulen con él, serán los grandes perdedores del México del mañana. Y si los que se hacen llamar de izquierda actuales, bajo honrosas excepciones, no se alinean y siguen jugando a la política para servir los intereses de la derecha, entonces renacerán nuevos dirigentes, en donde el pueblo pueda apoyarse para sobrellevar los males que lo aquejan. La patria es grande, pero sólo está para el que la defienda y renazca en ella como la mujer o el hombre nuevo. Se sumarán más almas, más voces y entre todos vamos a decidir juntos el destino de nuestra nación, ya de rodillas hemos estado demasiado tiempo. Para aquellos que no les queda ningún ápice de conciencia sepan cuantos que los principios y los valores no se venden, eso es ya lo último que nos queda. Eva-María Schuster Twitter @laahimsa e-mail schustere@hotmai l.com El que busca la verdad corre el riesgo de encontrarla. Manuel Vicent (1936-?) Escritor español.

No hay comentarios.: